Habitaciones

Las Habitaciones

En Santu Colás las habitaciones son sencillas y confortables.
Desde sus ventanas se siente una de las esencias más fuertes de Asturias: el bosque.
Por eso, al hablar de ellas, diré algunas cosas acerca de los árboles, esos seres que también nos dan cobijo, frescor y sombra
(Las habitaciones se adjundican según disponibilidad el día de llegada).

El Fresno, el árbol de la vida

Según la mitología nórdica, en el centro del Universo se halla un inmenso fresno al que llaman el Árbol de la vida. Sus raíces están hundidas en el mundo de los sueños, su tronco es el lugar real en el que vivimos y sus ramas sostienen el cielo, siendo sus frutos las estrellas.

Más información   Reservar ahora

El Tejo, la inmortalidad

Para los celtas el Tejo simboliza la inmortalidad. Se ha conocido el caso de un Tejo que antes de morir hizo crecer una de sus ramas en el interior del hueco de su tronco. Aquel vástago había salido tan cerca del suelo que enraizó en su madera podrida. Cuando el viejo árbol se murió, uno nuevo había nacido dentro. En realidad no era su hijo, sino él mismo.

Más información   Reservar ahora

El Avellano, la sabiduría

El avellano es el árbol de la sabiduría. Sus frutos eran considerados como receptáculos del conocimiento. Los Druidas usaron sus ramas como varas adivinatorias para llevar a cabo su arte predictivo. Con ellas captaban la energía que asciende desde la tierra, y señalaban las aguas subterráneas y también los lugares mágicos y sagrados.

Más información   Reservar ahora

El Aliso, lo infinito

Las ramas del aliso forman una espiral con respecto al tronco, cuyo simbolismo ha sido asociado a lo infinito. Se dice que este árbol que gusta de las riberas de los ríos, es guarida de las Hadas y por ello está protegido por los espíritus del agua, ese elemento que fluye en un ciclo inacabable entre el cielo y la tierra.

Más información   Reservar ahora

El Roble, lo sagrado

No hay árbol más sagrado para los Druidas que los robles. Para ellos a través de estos árboles se produce la conexión de lo humano y lo divino. Los robledales eran sus lugares de culto. Ellos creían que el muérdago que crecía en las ramas de estos imponentes árboles eran plantas mágicas enviadas por el cielo. Por ello era usadas en la mayoría de sus rituales.

Ver información   Reservar Ahora